Y ya no sólo el pasearse, personalmente la F1 me aburre de manera inhumana, y pagar la entrada al F1, no precisamente barata, para ver la Mini Challenge me toca soberanamente las bowlings que no...