Escape que se escapa.

Versión para imprimir