UN DISEÑO ESTREMO Y NOVEDOSO

Primeros bocetos del Ferrari 2011

El objetivo de Ferrari es claro: basta de copiar a los rivales como en los últimos años, el F11 debe marcar tendencia, apostar por soluciones propias y válidas, elementos aerodinámicos que expriman el nuevo alerón trasero y la eficiencia del coche en todas sus



¿Cuándo le tocará a Ferrari dar con la tecla de la originalidad? Brawn y su doble difusor en 2009, el Conducto F de McLaren y los escapes bajos de Red Bull en 2010, han sido elementos que marcaron tendencia en la Fórmula 1 y obligaron a Ferrari y al resto a copiarlos en sus monoplazas.

Este es el objetivo de Ferrari en 2011: basta de copiar e ir a remolque durante la temporada. Hay que marcar tendencia, de perseguir a que nos sigan: "Cuando nuestro director técnico, Aldo Costa, habló sobre diseño extremo, quería estimular a todos nuestros ingenieros para impulsar el tema de la innovación, el cual, en la Fórmula 1 significa explorar todas las áreas hasta los límites fijados por la normativa", afirma Stefano Domenicali.

Ferrari lo logró entre 2000 y 2004, el lustro triunfal en el que era el faro para el resto de equipos, que imitaban de un año a otro los mejores inventos rojos, que permitieron la conquista de 14 títulos mundiales en los últimos 11 años. Para recuperar esta hoja de ruta, en Maranello quieren un coche, desde el próximo 25 de enero, competitivo ya en la primera carrera, sin el bache de esta temporada.
Con el nuevo reglamento ya clarificado, en la Scuderia quieren que el monoplaza, que ya veremos si se llama F2011 o F11, se pueda distingir a ojo de sus rivales, sobre todo en la parte central y posterior, donde se concentran la mayoría de las novedades.

En esta aproximación, realizada por el prestigioso periodista técnico y diseñador Paolo D’Alessio, la nariz o el morro, debe tener una tendencia más pronunciada, con dos largas derivas verticales y dos protuberancias más visibles en la parte superior. El alerón delantero, que ya no se podrá mover desde el volante como este año, se caracterizará por un nuevo diseño de los flaps y los lados verticales.

Sin embargo, las pricipales novedades llegan siguiendo hacia la parte central, donde comienzan las soluciones más radicales. Empezando por los laterales, que tienen un patrón sustancialmente diferente al del F10. Se presume que la entrada de aire se vea elevada y adelantada con un rediseño de la parte baja que incrementará el flujo de aire para enfriar el compartimiento del motor y los núcleos del radiador.

Aire para el kers
No se puede descartar la apertura de una salida pequeña, en la parte inferior, para alimentar el compartimento que alberga el kers, dispositivo que en 2009 rozaba los 30 kilos e incluía baterías. Ferrari está desarrollando de forma autónoma una versión evolucionada, con mejores prestaciones que la versión estándar, y las baterías algo más pequeñas. Además, según Pat Symonds, ex jefe de ingenieros de Renault, Ferrari dispondrá de una suspensión interconectada, que debe repartir mejor el peso del coche sobre las cuatro ruedas para aumentar la estabilidad.

Distintos en la parte inicial, los laterales se diferencian también en la zona cercana a las ruedas motrices. Sobre todo por el brusco descenso de su línea hasta la zona final, al estilo del McLaren. Justo allí se pueden vislumbrar los escapes bajos, diseño con el que terminó el F10 de esta temporada, e ideado por Adrian Newey para el Red Bull.

Aunque el doble difusor está prohibido en 2011, se presume que todos los equipos mantendrán estos escapes sopladores aunque sólo sea porque esta solución ha demostrado que contribuye a la extracción de aire de la parte trasera, aumentando la carga aerodinámica en la parte posterior. En esta zona es bastante importante un nuevo elemento aerodinámico triangular, que se configura como un elemento importante en el nuevo coche.

La guía del aire, clave
A partir de aquí, basta mirar hacia arriba para encontrar la noticia que podría caracterizar el Ferrari de 2011. La FIA se ha cargado el doble difusor y el Conducto F apostando por un ala posterior móvil y es en esa zona donde los técnicos del Cavallino deberían marcar la diferencia con soluciones nunca vistas antes en este deporte. ¿De qué se trata?Teniendo en cuenta que para tener las ideas claras sobre el uso del alerón trasero habrá que esperar hasta las primeras carreras de 2011, es evidente que de su explotación junto con el kers, los ingenieros esperan obtener beneficios aún mayores que con el Conducto F.

Esto hablando de un coche estándar dotado de la clásica espina dorsal, pero si a esta última finalmente le aplican un posterior elemento de guía de aire -que podría ser triangular colocado tras la entrada de aire al motor- a modo de doble y espectacular ala, se podría acelerar el flujo dirigido al alerón trasero. Ésta comunicaría con el nuevo flap móvil -la parte superior del ala trasera, por así decirlo-, aunque aún no se ha determinado si se pueden tocar entre ellas o no. En todo caso aprovecharía a fondo la nueva reglamentación, haciendo volar al Ferrari en rectas.

Con los números en la mano, si se pueden ganar 50 ó 60 CV de potencia durante 6,7 segundos por vuelta con el kers, la adopción de la aleta trasera móvil y esa guía de flujo puede también traer un incremento superior a 100 CV. Unas cifras muy respetables que colocarían a Ferrari en primacía.

De hecho se podría ocultar esta carta hasta los últimos test de pretemporada para no dejar tiempo a que sea copiada, pero si tiene éxito, sería uno de esos elementos a copiar, esta vez, por los rivales.