Hoy ojeando por la red he encontrado una noticia curiosa, que desconocía,
sobre el pedigree del MINI en los Rallys de antaño.
Os dejo la noticia sacada de MINImotorsport.com:



GANADOR EN NUEVA ZELANDA



Dani Sordo estará acompañado por otros tres MINI John Cooper Works WRC en el Rally de Nueva Zelanda del 22 al 24 de junio. El evento marcará el 40 aniversario de la legendaria victoria del Mini 1276 GT.


Han pasado ya 40 años y todavía sigue resonando en la memoria de los aficionados: en 1972, un coche que partía aparentemente sin ninguna posibilidad, el Mini Clubman 1275GT, provocó una gran conmoción en el Rally de Nueva Zelanda. El evento consistió en 48 tramos cronometrados a lo largo de una ruta de seis días desde Auckland hasta Wellington. Andrew Cowan y Jim Scott lograron una mítica victoria con este ágil vehículo, con el que lograron derrotar a los equipos favoritos. El Rally de Nueva Zelanda 2012 será el escenario de un reencuentro.

Una victoria de la misma magnitud que las actuaciones legendarias del Mini Cooper S en el Rally de Montecarlo: Cowan/Scott, al volante del Mini Clubman 1275 GT de 95 caballos de potencia no se contentaron con desempeñar una pequeña función en el gran espectáculo, sino que quisieron el papel protagonista. Al mismo tiempo, el coche gemelo del “GC3”, el Mini Clubman 1275 GT “GC4” de Angus Hyslop y Mike Langley, también hizo vibrar a la afición al terminar en la quinta plaza.

Ingeniería británica para Nueva Zelanda


La New Zealand Motor Company ha puesto en marcha los dos Mini Clubman en las fábricas de British Leyland Abingdon en Gran Bretaña, de acuerdo con las regulaciones del grupo 2, que se utilizarán en el “Salón Internacional del Automóvil Heatway Rally”, hoy Rally de Nueva Zelanda. El neozelandés Peter Levet, que trabajó como asesor técnico para la New Zealand Motor Company, fue el encargado de coordinar el montaje y también estuvo involucrado en el diseño de los coches. En el corazón de los dos Mini Clubman se encuentra un motor Cooper S, que genera 95 CV de potencia y unos 1.293 ccm de capacidad.


Una intensa batalla de desgaste

La preparación incondicional y sin concesiones del Mini, junto con una esmerada puesta a punto, se convirtieron en factores cruciales para el éxito en el Rally de Nueva Zelanda de 1972. Eso y la contribución del experimentado piloto internacional escocés Andrew Cowan, quien ya había ganado el maratoniano Rally de Londres-Sydney, aumentaron las posibilidades de éxito de los dos Mini. El recorrido estrecho y sinuoso fue también un terreno favorable para Mini, que se llevó la mayoría de victorias de tramo. Se libró una batalla de siete agotadores jornadas entre los competidores en el Rally de 4.000 kilómetros, que contó con 2.079 kilómetros de especiales. Incluso la pareja de Mini no siempre salió bien parada. Durante la noche de apertura, en la que sólo se permitía una hora de asistencia, el eventual ganador, el Mini “GC3”, sufrió problemas de sobrecalentamiento. Sin embargo, los ingenieros trabajaron intensamente e instalaron un ventilador auxiliar homologado que solucionó el problema dentro del tiempo permitido. El coche funcionó como un reloj hasta el final. Mini dominó el rally y, finalmente, ganó con una cómoda ventaja de 39 minutos sobre el segundo clasificado: había nacido una leyenda.

Toda una estrella, incluso 40 años después


Incluso hoy en día el Mini 1275 GT Clubman no ha perdido nada de su atractivo. El “GC4”, coche gemelo del ganador del Rally de Nueva Zelanda en aquel momento, estará en exhibición en el área que MINI tiene designada para ello de MINI durante el rally que se disputará en las inmediaciones de Auckland. El neozelandés, Jim Scott, una leyenda del rally desde su victoria en 1972, seguirá muy de cerca el progreso de sus sucesores en el MINI.