Rally de Portugal: primer test para el MINI John Cooper Works WRC modificado.


Ya han pasado diez meses desde el Rally de Italia-Cerdeña, donde el MINI John Cooper Works WRC debutó en el Campeonato del Mundo de Rallies FIA (WRC). La nueva versión del coche, el "01B", deberá pasar la prueba de fuego en el próximo Rally de Portugal, que se celebrará del 29 de marzo al 1 de abril.

MINI ha trabajado conjuntamente con Prodrive en la modificación de más de 100 aspectos técnicos del vehículo a fin de proporcionar a los pilotos un coche mucho más potente que les permita volver a repetir las increíbles gestas del pasado.

Dirk Hollweg, director de MINI Motorsport declara: "Estamos ansiosos por comprobar los resultados del intenso trabajo de Prodrive en los tramos cronometrados. La primera prueba será Portugal. El coche ya nos ha demostrado su enorme potencial. No obstante, también reconocemos que la competición es muy complicada, pero estas mejoras técnicas siempre son importantes. Prodrive ha llevado a cabo recientemente cuatro jornadas de test en España y los resultados obtenidos son muy prometedores."

Cambios en el MINI John Cooper Works.

MINI lleva trabajando en la primera fase de desarrollo del coche desde octubre de 2011. Las nuevas piezas del motor, como los colectores de escape y bomba eléctrica de agua, han sido homologadas para obtener un mayor rendimiento. Además, se ha reducido el tamaño de la correa del ventilador con objeto de facilitar su rápido recambio y se ha revisado toda la mecánica del motor.

El sistema de refrigeración, los amortiguadores, la suspensión y la aerodinámica del MINI WRC han sido optimizados. También se han mejorado el centro de gravedad y el peso. Para ser más precisos, MINI ha trabajado con su socio especializado, Öhlins, en el desarrollo de los amortiguadores a fin de garantizar una mejor estabilidad y tracción, especialmente en superficie de tierra.

Por otra parte, se ha reducido el peso de manera significativa (siete kilogramos menos) mediante la instalación de una batería litio-ion. Modificaciones posteriores y el nuevo proceso de fabricación del spoiler trasero de fibra de carbono reforzada han supuesto un ahorro adicional de tres kilogramos. Este total de diez kilos se ha repartido en diversas localizaciones estratégicas del coche para mejorar su estabilidad.
La mayoría de modificaciones que se han realizado en el MINI John Cooper Works WRC son internas y por tanto no serán visibles para muchos aficionados. Sin embargo, los más observadores identificarán inmediatamente un nuevo conducto de aire en la parte delantera del vehículo. El nuevo parachoques es prueba de la nueva y compleja aerodinámica, así como de un optimizado sistema de refrigeración del motor. En los próximos rallies de tierra, la distancia al suelo del MINI WRC será ligeramente menor: Prodrive ha llevado a cabo esta modificación a fin de mejorar la circulación de aire en la parte inferior del coche y generar una mayor carga aerodinámica en el eje delantero.


Para ello, la firma británica ha realizado diversos tests en el sur de España y los resultados han sido muy positivos. "Los dos pilotos inmediatamente notaron las mejoras en el rendimiento del motor y en la maniobrabilidad." —afirma Dave Wilcock, director de Prodrive— "Se trata de un enorme paso en el desarrollo del MINI WRC, pero las mejoras no terminan aquí, puesto que los ingenieros ya están trabajando en las próximas modificaciones, que estarán listas a finales de año."
La próxima parada, el Rally de Portugal. Una cita en la que los seguidores de MINI podrán experimentar en persona el estreno mundial del nuevo MINI John Cooper Works WRC "01B".

Fuente: MINImotorsport