Home la comunidad MINI 10 AÑOS DE LA PRIMERA MINI UNITED

10 AÑOS DE LA PRIMERA MINI UNITED

Este fin de semana se cumplen 10 años de la gloriosa MINI United celebrada en Misano, del 20 al 30 de octubre de 2005. Los que tuvimos el privilegio de asistir todavía la recordamos como la que fue probablemente, la mejor de todas las MINI United que se han organizado.

Pero, querido fan, si no pudiste asistir, o no sabes todavía lo que es (era) una MINI United, deja que te cuente algunos detalles para que puedas añorar tiempos mejores y revolcarte en los lodos de la añoranza, acompañado por el sonido de motores supercharged y la extraña emoción de ver que no eres el único loco que se ha decidido por un MINI.

Corría el año 2005, muy poquito después de la aparición de las primeras unidades del MINI diseñado por Frank Stephenson para BMW. Desde la central de la marca en Alemania se decide recuperar una tradición que ya empezó con los Mini en los años 70 y se empezó a volver global en los 90 durante la época de los Rover-Mini. La gloriosa tradición de las concentraciones. En UK, Alemania, España, Francia, se habían logrado concentraciones épicas, pero faltaba una especie de “conexión global” que el Boom de Internet a finales de los años ’90 hizo posible. Pero no fue hasta la aparición del primer BMW MINI, el R50 que esto se convirtió en una realidad. ¿Cómo? Pues aunque no lo sepáis, en parte fue gracias a vosotros.

Después del año 2003 empezó una tendencia que hoy vivimos como algo completamente normal; el nacimiento de los foros de fans. A pesar de que MINI comunicó a sus clientes la celebración de la MINI United, fue precisamente a través de estos foros como la noticia corrió como la pólvora y se extendió por todo el planeta. A pesar de que MINI habilitó una web para inscripciones, la verdadera organización de los grupos de viaje en MINI se gestó a través de los foros de fans. Así que, efectivamente, la MINI united 2005 fue un éxito gracias a gente como tú.

Una vez dicho esto y contextualizada la historia, demos el siguiente paso: la gran noticia.

Rozando el verano del año 2005 recibimos una notificación de parte de MINI. Se iba a celebrar un gran acontecimiento que uniría a fans de MINI de todo el mundo. Todo empezó con este vídeo:

 

Sólo tenías que entrar en una web, apuntarte y pagar 30€, una entrada realmente barata. Poco tiempo después recibías en casa un “welcome pack” fantástico, compuesto por un dossier, adhesivos para identificar tu MINI como asistente, pins y una acreditación. En aquel momento, todos los foros empezaron a hervir, a publicar fotos, a analizar todos y cada uno de los detalles. No os lo podéis ni imaginar….

Casi todo el mundo salió el jueves, para llegar allí el viernes a primera hora. En mi caso salí el viernes por la mañana y llegué a Misano la tarde del viernes. Nada más llegar, recoger la acreditación y ¡OH, SORPRESA!, nos entregaron una bolsa con…30 monedas MINI valoradas en los 30 euros de la entrada que habíamos pagado. Es decir, que teníamos 30 euros para gastar en el festival, lo que casi convertía la entrada en gratuita.

Cuando cruzamos las puertas, el panorama no podía ser mejor: aproximadamente 6.000 visitantes de 40 nacionalidades distintas, representados en una alfombra multicolor de miles de MINI que harían babear al forero más duro. Un shock que era todavía mayor si subías al helicóptero que te daba una vuelta sobre el circuito. Todavía se me eriza el pelillo de los brazos cuando lo pienso.

La bienvenida “oficial” te la daba en la puerta, un MINI Challenge R53, el de Alex Zanardi, preludio de las carreras que se iban a vivir durante todo ese fin de semana.

MINI United 2005 - Alex Zanardi MINI Challenge

Lo que sucedía allí era una verdadera locura; exposición de los MINI más exclusivos, cursos de conducción, tandas en circuito, conciertos, restaurantes, los famosos Taxi Drive en un MINI Challenge, conferencias sobre diseño… era absolutamente imposible cumplir con toda la agenda. El espíritu que allí se vivía era algo difícilmente explicable con palabras, una especie de sensación de hermandad, mezclada con ganas de compartir experiencias, conocer gente de todo el mundo…como la Navidad, pero con olor a gasolina.

Creo que el amigo Alfonso Pantisano os lo explicará mejor que yo. Era el presentador de los eventos, un tipo muy simpático que además hablaba, inglés, español, portugués, italiano y alemán. Que yo sepa.

Enseguida había que ir a darse de alta y reservar plaza en algunas actividades. La del Taxi Drive en un MINI Challenge era la que primero se agotaba, pero otras como los cursos de conducción o las tandas en circuito eran mucho más fáciles de conseguir. Recuerdo que mi tanda fue nocturna, había un poquito de niebla causada por el ambiente marino de la playa cercana. Los focos de la pista iluminaban el asfalto, que brillaba como si estuviese mojado. Nuestra fila de MINI estaba compuesta por gente de Italia, Francia, Rusia, UK,… fue algo realmente mágico.

DSC_0049

La mañana siguiente, con el coche lleno de trozos de goma y barro, nos encontramos de frente con una grata sorpresa. El servicio ambulante de limpieza de coches. Unas chicas preciosas enfundadas en monos de neopreno que “limpiaban” el exterior de tu coche para regocijo de todos los allí presentes. Recalco el entrecomillado de “limpiaban” porque en realidad hacían lo que podían, dando por hecho que lo importante era ver cómo lo hacían, con esos…bueno, paro que me lee mi mujer.

Aquel Car Wash fue el preludio de los que aparecieron en las siguientes MINI United, cada vez más sexys…

Los conciertos de día y de noche parecían no tener fin. Era como si tu propio cuerpo te obligase a mantenerte despierto para disfrutar de toda aquella lluvia constante de estímulos. De hecho, hasta los propios conciertos tenían su propia sorpresa. Recuerdo que entré en uno siguiendo la música, algo tipo rock de los ’70. No sonaba nada mal. Había público pero no mucho. Era algo muy tranquilito, hasta que…me doy cuenta de que quien tocaba la guitarra era el mismísimo Mike Cooper, hijo de John Cooper y heredero de la marca en aquella época. Sí sí. El señor estaba allí, delante de mis morros, marcándose un solo de guitarra con sus colegas. Y todo tan normal, sin barreras, sin seguridad, sin que nadie molestase a nadie.

DSC_0113

No había forma de curar aquel shock. Bueno, sí, sólo había una y todos la conocemos. Ir de compras. La MINI United 2005 fue el paraíso de las compras para un fan de MINI por encima de cualquier otra. Tengo que decir que en la del 2007 hubo poquita cosa y fue muy deslucida por el tiempo y en las siguientes MINI United apenas se prestó atención a los modelos R50 y R53.

El protagonista de aquel momento fue el kit de retrovisores conmemorativos. Creo recordar que rondaban los 90 euros. Desgraciadamente, muchos de los que los instalaron aquel fin de semana sufrieron robos en el exterior del circuito, arruinando cualquier opción de volverlos a conseguir.

DSC_0189

El domingo fue cortito. Como en todas las MINI United, las actividades terminaban más o menos después de comer para dar tiempo a una salida escalonada. Bueno, fue cortito por eso y por el fiestón salvaje que nos corrimos la noche antes. No importaba que te hubieses despertado temprano, el cerebro simplemente, dejó de funcionar. Todavía dudo que haya vuelto a hacerlo. Imaginad una fiesta en un lugar donde todos son fans de MINI y quienes te invitan a copas son rusos. No digo nada más.

Aunque hayan pasado ya 10 años, todavía recuerdo cada detalle como si fuera ayer. Estoy seguro de que aquella MINI United marcó a fuego el espíritu MINI dentro de mi y fue el principal factor para que hoy en día todavía dedique mi tiempo y mi ilusión a este mundo.

¿El resultado de todo aquello? Una experiencia inigualable, muchos amigos y un vídeo resumen en el que aparecen algunas caras conocidas.

¿Tú también tienes recuerdos sobre la MINI United 2005? Compártelos en este LINK, seguro que a mucha gente se le pone la piel de gallina al volver a recordar aquel momento.